A menudo, el clima laboral, la gestión de conflictos y el desempeño ameritan un trabajo más grupal que individual. Además, fortalecer la dinámica de los equipos también sirve para que cada quien brille de forma individual. Con este propósito, te dejamos técnicas ampliamente utilizadas por los business coach más reconocidos.

¿Qué técnicas aplica un buen business coach?

La gestión de equipos resulta fundamental para los departamentos que conforman una organización. Esto se acentúa si alguno de los miembros muestra menor desempeño, no se adapta o no está comprometido con sus labores. Las razones varían, como la falta de motivación o satisfacción, baja autoestima, poco reconocimiento, estancamiento profesional, entre otras.

Para lidiar con este escenario, el business coach emplea diferentes técnicas para que los grupos hallen el camino hacia la sinergia:

  • Dinámicas de grupo. Estos ejercicios están diseñados para limar asperezas entre miembros, mejorar la comunicación y establecer metas comunes. El papel del entrenador consiste en guiar a los involucrados para promover la empatía y conductas más centradas en la empresa que en conflictos personales.
  • Sistemas de recompensas. Aunque muchos gerentes aplican recompensas individuales por desempeño, esto puede alterar la armonía grupal. El coaching empresarial enseña que el desempeño colectivo debe prevalecer antes que el personal. Esto impulsa el esfuerzo en conjunto y un reconocimiento menos problemático.
  • Inteligencia emocional. El manejo adecuado de equipos empieza por saber las limitaciones de cada uno de sus componentes. Más que una técnica, la inteligencia emocional es una habilidad que permite a los líderes estar en el lugar de sus colaboradores. De esta forma, pueden identificar cómo solucionar lo que les impide actuar con mayor determinación.
  • Liderazgo motivacional. Muchas veces, la dirección de una empresa puede desmotivar a los grupos de trabajo. Esto puede cambiar averiguando aquello que impulsa a los colaboradores para hacerles ver cómo pueden crecer. En un contexto de business coaching, tu les ofreces un plan de crecimiento, apoyo y visibilidad para que puedan conseguir las metas grupales e individuales.
  • Determinación de expectativas. Tanto de comunicación como de conducta, resulta esencial para que los miembros del equipo estén en sintonía con una meta en común. Una manera de formalizar este compromiso es mediante una carta de grupo, la cual sirve como un acuerdo que todos deben cumplir. En este contrato se establecen las reglas de juego que los involucrados tienen que respetar.
  • Desarrollo individual. Un grupo de trabajo es tan fuerte como su eslabón más débil. Como cada integrante posee conocimientos y habilidades en diferentes niveles, necesitan ejercer una labor complementaria en función de los objetivos organizacionales. Siempre que pueda, promueva la capacitación y la ayuda mediante el coaching personal para fortalecer la dinámica del equipo.

Contar con la ayuda de un business coach puede ser un punto de inflexión para el crecimiento personal y profesional de los departamentos de su empresa. Recuerda que gran parte de un desempeño productivo depende de un liderazgo acertado. Si necesitas implementar otras técnicas de coaching, cuentas con la ayuda de ActionCOACH, contáctanos.