No todas las organizaciones o empresas tienen que afrontar de manera forzosa un proceso de outplacement. Sin embargo, esta ocurrencia puede significar un cambio importante en los objetivos de una empresa y las perspectivas de los empleados. Por eso queremos explicarle cuáles son los beneficios para ambas partes.

El proceso de outplacement para el empresario

Entendemos por proceso de outplacement la recolocación del personal que quiere o debe abandonar una organización tras una reestructuración de plantilla. Esto puede ser producto de una fusión, la venta de la compañía, un cambio gerencial o la jubilación. Independientemente de la razón, el dueño del negocio debe asumir cierta responsabilidad con sus trabajadores.

La apertura del ERE es lo que da inicio a una serie de acciones diseñadas para garantizar que el personal desvinculado o que se va voluntariamente no quede desamparado. Es catalogada como una transición asistencial donde el empresario debe valerse de herramientas como coaching, prospección, mentoring, networking y más, para garantizar un cambio exitoso.

Ninguna empresa quiere dejar ir a sus talentos, en especial cuando han hecho carrera dentro de la organización. Aun así, quienes están al mando pueden contribuir con el bienestar de sus futuros ex empleados reorientado sus expectativas. Estos profesionales pueden pasar a ser emprendedores, coaches, mentores o asesores.

Lo importante es que cuenten con un acompañamiento especializado que permita explotar sus capacidades. Mediante sesiones de autodesarrollo y motivación, pueden establecer un plan de trabajo adecuado a sus necesidades. Incluso podrían comenzar un nuevo rumbo como dueños de una franquicia de coaching.

El outplacement desde la perspectiva del staff

El proceso de outplacement para las personas que dejan sus cargos o son despedidas, significa lidiar con un golpe anímico a su confianza y valoración personal. A pesar de que la organización ya no los tendrá en cuenta para concretar los objetivos, representan un capital humano que pueden contribuir al desarrollo de una sociedad.

Si usted ha tenido que verse en la posición de recolocación, considérelo como una oportunidad valiosa para recomenzar. Muchas veces, estar en una zona de confort por tanto tiempo impide que veamos un poco más allá. ¿Quiere dejar de ser un asalariado y forjar su propio futuro? No hay razón para que no pueda hacerlo.

Entre los diferentes beneficios de este acompañamiento, usted puede aprovechar el programa personalizado para enfocar mejor sus pasiones. Aproveche la planificación con herramientas administrativas, psicológicas y de coaching, para aprender las claves que lo impulsarán a emprender, enseñar o buscar otros caminos al éxito.

El papel de Action Coach

Como especialistas, queremos ayudar a que los empresarios y dueños de negocios saquen el mayor provecho de estas reestructuraciones. Le asesoramos sobre cómo implementar un plan comprensivo y eficaz para el personal que se va, fortaleciendo al mismo tiempo la cultura organizacional para afrontar los retos venideros.

Asimismo, presentamos una oportunidad muy rentable para quienes abandonan una organización y tienen la intención de convertirse en emprendedores. Nuestra franquicia de coaching es una de las más reconocidas en España por su capacitación y potencial como negocio rentable.