Sería un buen ejercicio reflexivo que las organizaciones se preguntaran de vez en cuando por qué sus empleados no están dando los resultados que esperan. Es posible pensar que en algún momento de la evolución del negocio, hayan olvidado cómo motivar a una persona o incluso a su equipo. Por eso estamos aquí, para recordártelo.

Aspectos críticos sobre cómo motivar a una persona

Al parecer muchas empresas han omitido la importancia de saber cómo motivar a una persona en sus entornos laborales. Diversos estudios siguen estableciendo la estrecha conexión entre el desempeño, la satisfacción en el trabajo y la motivación, lo cual podría generar sospecha.

Sin embargo, lo más importante es entender que un staff motivado puede rendir hasta 50% más. ¿Cómo es posible? Más allá del incentivo financiero, la mayoría de los colaboradores se nutre de otras cosas para estar bien con su trabajo. El ambiente, la participación, el reconocimiento y su evolución son algunas de ellas.

Si en realidad desea alcanzar el éxito empresarial de manera efectiva y velando por los intereses de su talento humano, tome nota de estas sugerencias:

  • Reconozca su personal. Por más que muchos no lo quieran aceptar, los colaboradores el alma de una organización. Cuando la gerencia descuida la gratitud por el cumplimiento de objetivos importantes, empieza a perderlos. Con muy poco esfuerzo, usted puede darle esa dosis de compromiso necesaria para tenerlos motivados.
  • Mejore su liderazgo. Las gestiones ganadoras saben que dependen de la capacidad de sus líderes para trabajar en equipo, potenciar al staff y concretar objetivos. Ya sea mediante técnicas de coaching empresarial o no, los jefes necesitan un desarrollo continuo para encaminar esos aspectos personales que hacen sobresalir a una empresa.
  • Relaje el horario. Una forma de reconocimiento indirecto es atender las necesidades personales de los trabajadores. Pasar más horas en la oficina no los hará más productivos, sino todo lo contrario. Piense en soluciones creativas para que puedan atender sus cosas, rendir cómo esperas y tener tiempo para mejorar su calidad de vida.
  • Promueva la comunicación asertiva. La buena comunicación entre el personal parte de los modales, la civilidad y la inteligencia emocional. La asertividad está basada en el respeto y un intercambio que omite las críticas o gritos. Como parte de su formación continua, bríndeles las herramientas para aprender de sus errores.
  • Fomente un buen entorno laboral. Los empleados deben tener una razón poderosa para ir trabajar. Si el ambiente es hostil, hay bullying o mobbing entre compañeros o jefes, mucha tensión o estrés, eso desanima a cualquiera. Además de actividades de team building y buena resolución de conflictos, trate de crear un clima envidiable para otras empresas, lleno de respeto, buen convivencia y solidaridad.

Podemos explicarle otras técnicas para que sepa cómo motivar a una persona dentro de cualquier contexto organizacional. Con la ayuda de nuestros coaches especializados en negocios, estará más encaminado hacia el éxito empresarial.